Noticias

Esperamos tu colaboración,

Prueba KTM SX 250 2008  (12/03/2008)


S
iempre hemos sido fanáticos de las 2 tiempos. Motos sencillas, baratas de mantener, potentes y ligeras. En competición estas motos habían dejado de tener vigencia pero sin embargo, entre los aficionados que no compiten y entrenan los fines de semana cada vez se ven más motos de 2 tiempos.

Con la nueva normativa que va a entrar en vigor, las motos de dos tiempos vuelven a tener peso especifico en las carreras. Las 250 de dos tiempos competir&aa cute;n con las 250 de 4 y la KTM SX 250 es una opción valida incluso en contra de las (¿todopoderosas?) 450 4 tiempos.

La moto de KTM tiene una delicia de motor, es tan ligera como una 125 y va bien de suspensiones y de frenos. ¿La moto ideal? La verdad es que está cerca de parecerlo. Aquí tenéis nuestras impresiones.

Lo primero que nos llamó la atención cuando la recogimos del concesionario fue la ligereza al moverla y lo pequeña que parecía(mira las fotos, no somos especialmente altos). Tiene componentes de calidad. El manillar es un Renthal sin barra de refuerzo, las llantas son Takasago Excel, caja de láminas V-force 3, latiguillos de freno metálicos, los bujes, la tija inferior triple, el embrague hidráulico, tapa de encendido de magnesio, kit de transmisión Renthal... Quizás se echa en falta la presencia de protecciones, ya que ni tiene cubrediscos ni protectores de pinza

La moto está llena de detalles. Las distancia de las manetas al manillar y el reglaje en compresión de la horquillas se regulan sin necesidad de herramientas. La mayoría de los tornillos son hexagonales pero también se pueden atornillar con una llave torx, El resultado, una tornillería más ligera y la posibilidad de desmontar el tornillo con la torx si por un descuido redondeas con la llave la cabeza hexagonal. La guía del latiguillo del freno trasero no necesita tornillo para abrazarlo. Otro detalle es que, por ejemplo, en las tijas el par de apriete de las barras de la horquilla viene grabado, lo que facilita que no tengas que consultar el manual al montar y desmontar las horquillas.

La moto c omo todas las 2 tiempos arranca sin problemas. Una vez en marcha nos confirma la sensación de ligereza y de poco peso. Los mandos quedan a la altura y las estriberas anchas son cómodas y dan mucha seguridad a la caída de los saltos.

Pilotando sentado, la primera impresión para los que nos gusta conducir con las rodillas y estamos acostumbrados a las motos japonesas es que la moto es un poco ancha, sobretodo cuando echas el cuerpo para adelante para frenar. Está anchura es en los radiadores, a la altura del asiento la moto es estrecha, por lo que esta sensación de píe desaparece. De todas maneras a la segunda manga te acostumbras y tienes que pensar en ello para darte cuenta de las posición de las rodillas.

Una vez dentro del circuito, el efecto es que es una 125, la metes en la trazada que quieres con una facilidad increíble. Con respecto a mi Honda CR 250 habitual la diferencia es clara, mientras con la Honda tienes que hacer fuerza para meterla en la curva, con esta KTM sólo tienes que mirar la trazada que quieres hacer y la moto ya está dentro. En el aire es un juguete, siempre te da seguridad y se deja mover y rectificar una posición forzada. Esto hace que te enfrentes a los saltos relajado, ayudado por el motor y las suspensiones.

Esta agilidad en el chasis tenía su contrapartida en las zonas rápidas. Hay que estar un poco más atento que por ejemplo en la Honda acelerando sobre los baches ya que la dirección se aligera un poco. Para nada es peligroso, sólo hay que poner un poco más de atención cuando se va cansado y sólo en determinados momentos y de todas maneras la agilidad del chasis compensa con creces este pequeño inconveniente.

El motor es una autentica delicia y es lo que más nos ha impresionado. Un motor dócil, siempre con la potencia necesaria y nada violento (pero con unos altos respetables), que te permite hacer cosas sólo reservadas a las 4 tiempos. En el circuito donde hicimos la prueba el terreno estaba muy duro. Con la KTM podías abrir gas con confianza a la salida de las curvas. En sitios en los que con mi moto habitual había que ir peinando el gas para que la moto no se cruzase, con esta podías abrir gas con confianza y sin miedo, casi, casi como una 4 tiempos. Además la podías dejar morir hasta la exageración que simplemente acelerando, sin necesidad de tirar de embrague, la moto salía con fuerza sin ahogos ni titubeos. Esta respuesta me permitió realizar saltos con esta moto que normalmente no hago y más teniendo en cuenta el terreno duro del día de la prueba.

Esto cuando te gusta ir en marchas largas o vas cansado es una ventaja y llega al extremo que en quinta sale de casi parado con sólo tocar un poco el embrague. Este y el cambio son suaves y tienen muy buen tacto. Con esta moto irás más tiempo en quinta que en las japonesas, gracias a la bondad del motor y a un cambio más cerrado en 4ª y 5ª. Una curiosidad, al menos en la moto de pruebas es el ruido de admisión, probablemente gracias al PDS que permite una caja de filtro menos tapada. Al principio nos hacía mirar detrás porque parecía que teníamos pegada otra moto.

Tanto la horquilla como el amortiguador viene tarados duros. Aún así las suspensiones son s ensibles. Te permiten pasar por encima de los baches tragando todas las irregularidades del terreno. No notamos ninguna diferencia del PDS a un sistema de bieletas y las suspensiones trasmitían la potencia del motor con fidelidad. Tampoco tuvimos ninguna pega a la caída de los saltos.

Una muestra de la calidad de la amortiguación, es que a pesar de la dureza de las suspensiones hicimos mangas largas de media hora sin tener problemas de antebrazos. Son, además, sensibles a los reglajes. Tal como vino la moto estaba muy sueltas de rebote, bastó mover 4 clics en la regulación de ambos trenes para dejarlas a nuestro gusto.

Los frenos rozaban la perfección. El delantero tiene un buen tacto y cuando aprietas para frenar de verdad te responde. Justo lo que buscamos en los frenos. El trasero venía muy tenso y bloqueaba a la mínima. Destensamos un poco y desde entonces fue mucho mejor, con tacto y sólo bloqueando cuanto de verdad querías hacerlo. Eso si, hay que acostumbrarse a la posición del pedal porque las primeras veces nos costaba encontrarlo al estar un poco metido hacía dentro.

En definitiva una moto que nos ha encantado. Cierto es que en lo referente a las mecánicas de 2 tiempos somos un pelo partidistas, pero la KTM SX 250 es objetivamente una buena opción y muestra el interés de la marca en seguir evolucionando sus motos de 2 tiempos.





Vídeo de la prueba KTM SX 250 2008


Datos técnicos:
Motor Monocilíndrico, 2T
Cilindrada 249 cc
Diámetro x Carrera 66,4 x 72 mm
Arranque A pedal
Cambi o de marchas 5 marchas
Carburador Keihin PWK 36 S AG
Distribución TVC
Lubrificación Engrase por mezcla 1:60
Lubrificación del cambio 2T Motorex, SAE 15W-50
Transmisión primaria 26:72
Transmisión secundaria 13:48
Refrigeración Refrigeración por líquido
Embrague Multidisco en baño de aceite con mando hidráulico
Ecendido Kokusan digital magneto CDI
Chasis Chasis de simple cuna desdoblado 25CrMo4
Subchasis Aluminio 7020
Manillar Renthal, Aluminio Ø 28/22 mm
Suspensión delantera WP USD Ø 48 mm
Suspensión trasera WP amortiguador PDS
Recorrido suspesión delante / detrás 300 / 335 mm
Frenos delante / detrás Frenos de disco 260 / 220 mm
Llanta delante / detrás 1,60 x 21"; 2,15 x 19" Excel
Neumáticos delante / detrás 80/100-21"; 110/90-19"
Cadena 5/8 x 1/4"
Silencioso Aluminio
Ángulo de dirección 63,5°
Distancia entre ejes. 1475 ± 10 mm
Altura libre sobre el suelo 385 mm
Altura del asiento sin carga 925 mm
Capacidad del depósito ca. 7,5 litros
Peso (sin gasolina) ca. 95,4 kg

[[KTM SX 250 2008]]
[KTM SX 250 2008]

[[Par de apriete en las tijas]]
[Par de apriete en las tijas]

[[Motor]]
[Motor]

[[Detalle horquilla]]
[Detalle horquilla]

[[Detalle PDS]]
[Detalle PDS]

747mx.com